Imagem capa - Mi experiencia en el
WorkshopInspiración

Mi experiencia en el "Foundation Workshop"

Ya he regresado de realizar el mejor taller para fotógrafos al que jamás he asistido: "The Foundation Workshop". Éramos 28 alumnos, 8 mentores y 16 colaboradores para ayudar en todo lo que fuera necesario para que los alumnos pudieran aprovechar su tiempo al máximo.

El curso se desarrolló en Brasil. Concretamente en la histórica ciudad de Ouro Preto. Una pequeña ciudad repleta de altibajos y de iglesias cuyas paredes están cubiertas de auténtico oro.

No voy a desvelar demasiado sobre el funcionamiento del Foundation, porque hacerlo no favorecería el aprendizaje de futuros alumnos. Lo que si que describiré es mi experiencia personal con mis compañeros de grupo y mentores.

En mi grupo éramos 7 alumnos, también conocidos como "The naked suburbans". El porque de ese mote... mejor me lo guardo. Y nuestros mentores fueron Ben Chrisman, uno de los fotógrafos a los que más admiro y cuyos trabajos dejan con la boca abierta a cualquiera; muy, pero que muy buen fotógrafo y aún mejor persona. El segundo mentor fue Brett Buttersteinun fotografo excelente, que transmite tranquilidad y sosiego, como alguien afirmó durante el Foundation, parece que se entrene para ser un hombre tranquilo.

Aunque estoy seguro, que la experiencia con cualquiera de los otros seis mentores también habría sido excelente: Huy, Sergio, Daniel Aguilar, Fer Juaristi, JVS y Vinicius Matos.

Yo tuve una misión, un personaje al que fotografiar, y aunque al final, el objetivo de la misma varió un poco. Creo que salí favorecido con el cambio que dio mi historia. Ben me hizo seguir mis propios instintos, encauzándome por el camino correcto, me ayudó a vencer mis propios miedos y arriesgarme. Mientras que Brett me obligó a entregarme al 100% a mi misión ayudándome a percibir el mundo de formas distintas.  Me sentí feliz con el resultado de las fotografías, pero aún me queda mucho camino por realizar, por aprender y por absorver.

De todas formas, el proceso de aprendizaje aún durará meses, incluso años. Hasta que al fin, todo lo aprendido quede integrado en mi propia fotografía. Y sin duda, en cuanto pueda, repito.

Tan solo tengo palabras de agradecimiento para Kelly Rashka, ya que sin ella y su buena dirección el workshop no hubiera sido tan exitoso como lo fue. Así como para Henrique Ribas, pues fue la mano derecha de Kelly, y su compromiso por el taller y con los alumnos fue total.

Por último, quería comentar y agradecer al estupendo grupo de alumnos con el que coincidí en mi grupo.  Ellos también formaron parte de mi propio crecimiento, fueron un gran ejemplo de dedicación y un soporte importante para mi aprendizaje: : Fabricio Sousa, Marcelo Andrade, DaniDani Batista, Marina Lomar,Marina Ushiro, Juliana Moreira Pessoa, así como a Rafael Karelisky y a Mark Greathouse, traductores de mi grupo.

Mil gracias a todos.